¿Cuando es necesaria una terapia de pareja Barcelona?

 

Es recomendable consultar con un psicólogo especialista en terapia de pareja en Barcelona, cuando la pareja no consigue encontrar soluciones a sus problemas por sí misma. Todas las relaciones de pareja son permeables al paso del tiempo y a los acontecimientos de la vida. Hay veces que el deseo en la pareja disminuye y va cediendo ante el auge de los conflictos. Otras veces no hay presencia de discusiones, lo cual no evita que el desgaste se produzca igualmente por otros motivos. Cuando hacemos referencia al deseo, lo hacemos en el sentido más amplio del término: deseo de compartir, de comunicar, un deseo de afecto, deseo sexual, deseo de un deseo de proyecto común, etc. En otras ocasiones, los problemas de pareja tienen que ver con otros factores, como por ejemplo: infidelidades, los celos, dependencia emocional, relaciones tóxicas, etc.

¿Cómo funciona la terapia de pareja Barcelona?

 

El primer paso es tomar la decisión de consultar con un psicólogo de pareja. En algunos casos puede resultar una decisión difícil, ya que no siempre los dos miembros de la pareja estarán de acuerdo en dar ese paso. Es importante aclarar en relación a este punto, que no es imprescindible que ambos miembros de la pareja acudan conjuntamente a la primera entrevista, ya que la decisión de consultar con un psicólogo de pareja es una decisión libre que le corresponde a cada uno. Una vez que se ha tomado la decisión, el segundo paso es contactar con un psicólogo especialista en terapia de pareja en Barcelona. No todos los psicólogos trabajan con parejas, es importante aclarar previamente este punto. En tercer lugar, es necesario llevar a cabo una entrevista de valoración (conjunta o individual) que permita identificar los puntos a trabajar así como la frecuencia de las visitas y la modalidad de trabajo (conjunta o individual).

¿Es efectiva la terapia de pareja Barcelona?

 

La efectividad de la terapia de pareja está ampliamente demostrada, aunque conviene aclarar que los objetivos de la terapia de pareja no siempre pasan por la recuperación de la relación. Hay parejas que consultan con un psicólogo especialista en terapia de pareja en Barcelona porque no tienen claro si quieren seguir juntos. En estos casos, la demanda de terapia de pareja no tiene únicamente un componente terapéutico, sino que se trata también de una demanda de saber. Se trata de saber, entonces, si se quiere seguir intentándolo, y en caso afirmativo, se trata también de saber si es posible. El amor es necesario pero no es suficiente, además es necesario encontrar la manera de vivir (y a veces soportar) las diferencias. Para algunos casos, la terapia de pareja o la psicoterapia individual es la manera más efectiva de encontrar respuestas y soluciones a estos problemas.

¿Quien es el mejor psicólogo de pareja de Barcelona?

 

La terapia de pareja o psicoterapia de pareja es una especialidad dentro del ámbito de la psicología. Es recomendable iniciar una terapia de pareja Barcelona con un profesional que tenga experiencia con este tipo de terapias, ya que hay diferencias significativas con la psicoterapia individual. La terapia de pareja puede tener varias orientaciones en función de la escuela o formación del psicólogos que la dirija. Existen escuelas de psicoterapia que orientan su intervención de manera psicoeducativa, con un estilo marcadamente directivo y que basan su intervención en ejercicios, pautas y dinámicas. Otras escuelas de psicoterapia orientan su intervención de manera no directiva, provocando que sea la pareja quien descubra por sí misma las respuestas y soluciones que necesita, así como el camino que desea que seguir. No existe el mejor psicólogo de pareja de Barcelona en términos generales, se trata de encontrar al mejor psicólogo de Barcelona para cada caso en particular.

¿Es mejor la terapia de pareja conjunta o individual?

 

Es una pregunta que se hacen muchas parejas antes de iniciar una terapia de pareja en Barcelona. No hay una respuesta general a esta pregunta ya que la situación de cada pareja es individual y por lo tanto requiere de una valoración individualizada. A la primera entrevista de valoración con un psicólogo de parejas, pueden venir los dos miembros de la pareja siempre que ambos están de acuerdo en hacer la consulta. Si una de las dos partes no estuviera de acuerdo, siempre se puede llevar a cabo una entrevista de valoración con la persona que sí está dispuesta a dar el paso. La terapia de pareja es conjunta (cuando decimos conjunta hacemos referencia al hecho de que ambos miembros de la pareja estén presentes conjuntamente en la sesiones con un mismo psicólogo de parejas), cuando el psicólogo de pareja valora que esta modalidad es la más indicada para el caso en concreto. En otros casos, el psicólogo de pareja puede indicar que lo más indicado es que la terapia de pareja se lleve a cabo de manera individual, si considera que lo que está haciendo obstáculo en la pareja son los síntomas individuales de cada uno.

¿Si vamos a terapia de pareja es posible que se rompa la relación?

 

Es uno de los miedos más comunes antes de iniciar una terapia de pareja. Algunas personas temen que la terapia de pareja pueda llevarles a concluir que la relación ha llegado a un punto de imposibilidad. Puede resultar una paradoja que alguien tema que la terapia de pareja pueda suponer el fin de la relación, a que a priori el objetivo de la terapia de pareja es salvar la relación. Lo primero que podemos decir acerca de ese temor es que el psicólogo de pareja nunca tomará una posición por una de las partes, ni le dirá a la pareja si tiene que seguir junta o debe separarse. El psicólogo de pareja no es un juez, ni un árbitro ni un moderador, su función es otra, consiste en ayudar a que la pareja a que pueda descubrir otra forma de estar en el amor. En segundo lugar, podemos decir que cuando alguien sospecha que la terapia de pareja puede llevarle a dejar la relación, es porque de alguna manera intuye que hablar tiene efectos en la realidad. Las consecuencias de hablar pueden ser que la persona tome consciencia de cosas que antes no podía ver, lo que facilitará que la relación se desbloquee y vaya mejor, o por el contrario, que uno se de cuenta que la relación ha llegado a su fin. Pero finalmente quien decidirá siempre será el deseo de cada cual.